¡Uf! ¡Salió Obama!

En cuatro años pasamos de la “Obamanía” a la incertidumbre de una tarde noche de infarto.