Gente

EL PAÍS

El día del adiós

“En realidad sólo soy un vendedor de libros”. Así se definía cada vez que lo llamaban Jesús del Gran Poder, o le proponían algo que le parecía que desbordaba su capacidad de emprendedor nato, o lo perseguían con saña o lo adulaban sin recato. Era su forma machadiana de ajustarse a su dimensión íntima.

EL PAÍS

Lean un libro

La semana es interesante, pero se convierte en vorágine. Trato de relacionar acontecimientos para sacar conclusiones, pero éstos son tantos y con tantos perfiles que, como en otras muchas ocasiones, me resulta difícil destacar las que pueden ser más significativas en la coyuntura que vivimos.

EL PAÍS

Cayó Sadam: ¿qué hacer con Irak?

El arresto de Sadam Husein significa el verdadero fin del régimen dictatorial que presidió, pero las interpretaciones precipitadas sobre el fin de la violencia pueden inducir a nuevos errores y alentar posiciones arrogantes que alejen la salida razonable de lo que continúa siendo una trampa para los ocupantes y para la Comunidad Internacional.

EL PAÍS

El precio de la amistad

Dicen que la amistad no tiene precio, pero para Enrique Sarasola la que mantuvo conmigo, durante tantos años, tuvo un altísimo coste en sufrimiento humano, en persecución insidiosa. Sé que en su fuero interno se hacía verdad el dicho machadiano de ‘todo necio confunde valor y precio’ y que disfrutaba, como yo lo hacía, el enorme valor que me añadía su afecto.

  • 1
  • 2